martes, 8 de julio de 2014

Entrevista a David J. Skinner por "August, pecado mortal"

P.- En anteriores novelas no has querido ubicar geográficamente el desarrollo de la historia, o bien —como en el caso de La amenaza— has optado por ambientarlas en el futuro. ¿Por qué en esta ocasión están perfectamente definidas las ciudades y los años en que se desarrolla?
R.-Para contar la historia de August se requería, a mi parecer, un detalle mayor del entorno que le rodea. De esta manera, al lector le resulta mucho más sencillo imaginar a los diversos personajes con los que se va cruzando a lo largo de su vida.
 
P.-August. Pecado mortal tiene la peculiaridad de estar narrada en primera persona. ¿Es como sueles escribir?
R.- Esta es la única novela, por el momento, que tengo escrita de esta manera. Tiene su explicación, y es que toda la historia del protagonista está narrada por el mismo, desde su único y particular punto de vista. Además, esto hace que el lector se sienta totalmente parte de la historia, como si fuese el confidente de August.

P.-¿Cómo definirías tu forma de escribir?
R.-En una palabra: dinámica. Mi intención es siempre que la lectura enganche y, para ello, además de una buena historia (esto ya va con gustos), creo que es importante que los acontecimientos no se detengan. No me gusta pararme a contemplar el paisaje, sino entrar en una carrera frenética que no dé tregua alguna ni a los personajes de la novela ni al lector.
P.-¿Qué parte de ti está reflejada en la novela?
R.- Yo creo que todos los escritores dejamos pequeños retazos de nosotros mismos en cada personaje, al igual que de las personas que conocemos y de las situaciones que nos hemos ido encontrando. Concretamente,  en August. Pecado mortal va buena parte de mis experiencias y el protagonista está basado en una persona de carne y hueso.
P.- La novela parece tener una cierta influencia del escritor Vernon Sullivan (Boris Vian). ¿Hasta qué punto es así?
R.- Quizá por algunas situaciones pueda surgir esa semejanza, como el comportamiento racista que existe, aunque aletargado, en el pueblo natal del protagonista, también en parte por la descripción de la vida en una pequeña localidad norteamericana de mitad de siglo, ciertas rarezas en los comportamientos, la presencia del entorno casi como un personaje… Me han comentado varios lectores que se habla en ciertos momentos sobre que los hechos transcurren en Nebraska, pero que la localización de la obra tiene más que ver con las novelas negras de Boris Vian. Bueno, es parte de lo oculto de la novela, no puedo anticipar cuál es la verdadera localidad en que transcurre. Si bien hay paralelismo, mi obra en particular no contiene escenas especialmente escabrosas, ni descripciones exhaustivas de los diversos crímenes que aparecen a lo largo de esta historia. Y mientras que Boris Vian deja unos finales abruptos, duros, impactantes, yo he procurado dejar finales abiertos a la interpretación del lector.
 
P.-¿Qué pretendes mostrar con esta novela?
R.- Pretendo entretener; ese es siempre mi objetivo. Es cierto, sin embargo, que en este caso también intento que el lector «juzgue» al protagonista. Me gustaría que se pusieran en contacto conmigo, tras la lectura, para que me dijeran qué opinan de él. ¿Merecía estar en el corredor de la muerte? ¿Era una víctima?
 
P.-Finalmente, ¿por qué razón debería alguien leer este libro?
R.- Bueno, no todo el mundo debería, tal vez. Solamente aquellos dispuestos a acompañar a un condenado a muerte durante sus últimos minutos. Los lectores que quieran sorprenderse, que deseen ver la complejidad de la mente humana. Las personas que no teman viajar a la Norteamérica de mediados del siglo pasado, y descubrir los oscuros secretos que pueden existir en una pequeña familia de pueblo.
 
Más sobre "August, pecado mortal" en la web de M.A.R. Editor http://www.mareditor.com/narrativa/August_DavidJSkinner.html 

No hay comentarios:

Publicar un comentario