martes, 14 de marzo de 2017

M.A.R. Editor entrega su premio a Tenerife Noir por convertirse en el eje Atlántico de la novela negra


La delegación de M.A.R. Editor en Tenerife Noir se hospedó en el Hotel Escuela Santa Cruz, en el lugar más céntrico de Tenerife, junto al estadio de Fútbol. El Hotel Escuela es un proyecto de HECANSA, una iniciativa del Gobierno de Canarias para contribuir a la competitividad del sector turístico en Canarias mediante la formación y el fomento de la profesionalización de sus recursos humanos y de sus empresas. Un lugar fabuloso, con jardines tropicales y vista sobre toda la isla. Tan enamorados quedaron los miembros de la expedición, que decidieron que aquel fuera el marco en el que se hiciera entrega del Premio que la editorial iba a dar al festival.


            Miguel Ángel de Rus, en nombre de M.A.R. Editor, entregó el cuadro conmemorativo del premio a Alejandro Martín, en representación de Tenerife Noir. Para el escritor y editor “Tenerife Noir merece este premio por haberse convertido en el eje atlántico de la novela negra y de género. Este certamen ha traído a los mejores escritores no sólo canarios y de la península, sino del resto de Europa y de América, y han demostrado que por capacidad de organización, esta feria debe ir a más. Quienes hemos participado varios años en la Feria Internacional de Guadalajara (FIL), sabemos que es necesario que se creen más mercado profesionales para el sector editorial, y Tenerife puede ser esa nueva cita por el vigor mostrado en Tenerife Noir, por tener escritores de calidad, por la calidad de sus medios de comunicación, por la excelencia de sus hoteles y por la comodidad que supone tener un mercado a mitad de camino entre la península e Hispanoamérica”
            El premio entregado es un grabado del prestigioso artista argentino Miguel Ángel Guerreiro, un grabado titulado Nuestro faro, simbólico del valor de la feria como faro en un cruce de mares.


            Al acto se unieron diversos escritores y profesionales de la comunicación, entre ellos –en la foto- Maica Rivera de la revista Leer y Carlos Augusto Casas, ganador del Premio Wilkie Collins.

            Al final del acto, se tomó un copazo en el Hotel Escuela Santa Cruz, al que se unió el escritor Paco Gómez Escribano.

Tenerife Noir: Autores y editores apuestan por la creación de un mercado que consolide el género negro


Los festivales ‘noir’ son un factor clave en la búsqueda de lectores por parte de las editoriales más comprometidas con los autores que están renovando el género con apuestas literarias de una altísima calidad. Autores y editores apuestan por la creación de un mercado que consolide el género negro, que permita la continuidad de la labor creativa y que sea capaz de incorporar nuevos lectores al noir y, más aún, nuevos lectores a la literatura. Es la conclusión que se desprende de las intervenciones de distintos integrantes de dos de las mesas organizadas por el Festival Atlántico de Género Negro Tenerife Noir en la primera semana del desarrollo de su primera edición.
            Solo quedan en todo el país dos librerías especializadas en género negro escrito en castellano tras el cierre de la emblemática Negra y criminal, de Barcelona, a finales de 2015; se trata SomNegra, librería online con sede en Cataluña, y Burma, en Madrid. “SomNegra y Burma son un ejemplo, porque dan al lector la seguridad de que lo tienen todo; eso es importante”, asegura Miguel Ángel de Rus. El escritor y editor aporta una visión amplia y ambiciosa y apunta la necesidad de crear un mercado que consolide el género negro y, en consecuencia, también, la actividad literaria, y señala a la Feria de Guadalajara (FIL) de México como modelo de la forma de actuar para conseguir nuevos lectores.
            El editor Miguel Ángel de Rus, de Ediciones Irreverentes y M.A.R. Editor, ha sido integrante común de las mesas redondas Sueños en negro y La apuesta editorial por el género negro, en la que también participaron los escritores canarios Javier Hernández Velázquez y Pablo Martín Carbajal y el francés residente en Tenerife Pascal Buniet y el madrileño Carlos Augusto Casas, que ha recibido en Tenerife Noir el Premio Wilkie Collins de Novela Negra; y la mesa Festivales, revistas y promoción literaria, en la que participaron además los escritores catalanes Jordi Ledesma y Sebastià Bennassar.
            “Los editores son los únicos que arriesgan dinero en los libros”, destacó durante una entrevista el autor Carlos Augusto, que con su primera novela, Ya no hay junglas adonde regresar, recibió el premio Wilkie Collins que entrega M.A.R. Editor en Tenerife Noir. Augusto subraya que las editoriales son las que corren con los riesgos económicos esenciales para difundir la creación de los autores.
            “El problema es que no hay industria”, aseguró Sebastià Bennassar, que ofreció en la mesa celebrada en la Bilbioteca municipal central de Santa Cruz de Tenerife una visión aguda y crítica del panorama literario en Cataluña y en España en general. La afirmación del escritor catalán se sostiene en las cifras: mientras en Francia se habla de ventas de 100.000 ejemplares, para un libro en español una buena cifra de ventas no llega a los 800, mientras que con un libro escrito en catalán, las cifras se reducen a algo menos de la mitad. Por eso, “los festivales son maravillosos, aunque solo sea por ganar un nuevo lector”, sentenció Bennassar.
            Con estos datos, en España, la situación de las editoriales más allá de tres grandes grupos es muy compleja. Las editoriales independientes, pequeñas y medianas, “son pequeños grupos de trabajo que contratan servicios editoriales con empresas externas y difícilmente pueden hacer grandes apuestas”, explica Miguel Ángel de Rus, que destaca el esfuerzo titánico de Cuadernos del laberinto, Alrevés, Ediciones Irreverentes o M.A.R. editor, que “se dedican al género negro más por amor a los escritores que porque el género dé dinero”.



            La afirmación choca a un extraño, porque en los últimos años se habla constantemente del éxito del género negro en nuestro país y en todo el mundo occidental. “Los pocos autores que dan beneficios son casos extraordinarios”, dijo el editor. “La buena salud del género negro estamos hablando de editoriales pequeñas y medianas que apuestan por autores españoles contemporáneos, con obra de muy buena calidad, y se han creado espacios a través de los festivales que permiten un encuentro con un público muy fiel”, diagnostica De Rus.
            La mayoría de los participantes en las mesas citadas coincidieron en señalar que parte de ese boom noir está sostenido también por una combinación de obras de distinto perfil en el actual concepto de género negro, entre las que además del noir clásico, se encuentran bestsellers, novelas de enigma y libros de entretenimiento, junto al que se editan esas otras novelas de género negro contemporáneo, en el que los autores españoles son algunos de los protagonistas en la renovación literaria del género con obras de muy buena calidad.

            En cualquier caso, la “audiencia” de la literatura negra, en nuestro país, no se mide por miles, como el fútbol, sino por centenares. Por este motivo, Bennassar apuntó el afán por buscar lectores como un factor del auge de los festivales, de los que antes de la crisis, en 2005, solo había dos en nuestro país, mientras que tras doce años de crisis se cuentan hasta 32 encuentros literarios dedicados al género negro en todo el estado. La opción del editor, sin embargo, va más allá, cuando aseguró que “los festivales están bien, pero hacen falta mercados”. 

lunes, 13 de marzo de 2017

‘Novelas reunidas’ da la oportunidad de una nueva vida a las cinco novelas publicadas por Miguel Ángel de Rus

El escritor y editor presenta la recopilación de su obra, Novelas reunidas, en Tenerife Noir

“En M.A.R. Editor tenemos la pretensión de darle una vida eterna a los libros y estamos recuperando libros para que puedan seguir teniendo una nueva vida”. Así explica el escritor y editor Miguel Ángel de Rus uno de sus objetivos en M.A.R. Editor que se ha cumplido cabalmente con otra de muchos autores de su catálogo. “Tenemos la pretensión de darle una vida eterna a los libros, no somos una editorial comercial al uso, cuidamos la carrera literaria de los autores y pretendemos evitar que los seis meses se meta la cuchilla a sus libros”, manifiesta.
Con esta filosofía, con la que el editor pretende evitar la pérdida de libros bajo los ritmos de caducidad que imponen los ciclos comerciales, le ha tocado el turno a las cinco novelas publicadas por Miguel Ángel de Rus en los últimos 20 años. Se trata de Europa se hunde, la historia de un joven norteafricano que llega a España buscando fortuna y se encuentra una realidad que no esperaba; Dinero, mentiras y realismo sucio, las vivencias de un crítico literario reconvertido en estrella de la novela negra y abducido por la fama; Cuando entregarme a los hombres era la única venganza, la afrenta que una joven parisina hace a sus padres y su novio, enriquecidos con la guerra; Patria, una novela breve sobre el delirio nacionalista en un territorio recién independizado, y Bäsle, mi sangre, mi alma, la recuperación de la historia del último descendiente de Mozart.
“Son cinco novelas que se publicaron en otras editoriales, que tuvieron mucho éxito de crítica y que estaban agotadas, descatalogadas. Las novelas caducan en el mercado español a los dos años como máximo, y a nosotros nos llegaban demandas que las reclamaban, sobre todo en el mercado americano”, señala De Rus.
El escritor se muestra orgulloso de dos características que comparten estas cinco novelas. La primera de ellas, que han sido presentadas por autores o intelectuales consagrados en el panorama cultural español, lo que “demuestra que lo más alto de la intelectualidad española las han apoyado”, dice citando a Luis Landero, Luis Alberto de Cuenca, Manuel Gutiérrez Aragón y a Juan Van Halen, que se encargaron de la presentación de sus obras cuando se lanzaron por primera vez ante el público español.
La otra característica, de la que no era consciente hasta que se lo hicieron ver su mujer y compañera en la aventura editorial y otras amigas escritoras, se refiere al papel que concede a las mujeres en su narrativa: “Hay una visión de la mujer en la que se reconoce su función de motor de la realidad, a veces activa y a veces de una forma que no conseguimos reconocer que es activa. Son ellas las que impulsan el movimiento del mundo” y eso se aprecia en estas novelas reunidas y es “una parte que gusta con frecuencia más a las lectoras, por ese tratamiento de los personajes femeninos”.

Nota de prensa de Tenerife Noir

Carlos Augusto Casas recibe el Premio Wilkie Collins de Novela Negra (M.A.R. Editor) en Tenerife Noir


El escritor Carlos Augusto Casas afirma que en su primera novela No quedan junglas adonde regresar, ganadora del premio Wilkie Collins de Novela Negra de M.A.R. Editor, ha pretendido hacer una crítica social lo que, en su opinión, es fundamental en este género literario.
Casas, junto con el también escritor y editor Miguel Ángel de Rus, asisten esta semana al festival del Atlántico de Género Negro, Tenerife Noir, en el que se ha entregado el premio Wilkie Collins, que concede M.A.R editores.
Los dos escritores, que también son periodistas, discrepan sobre la influencia que ha tenido esta última profesión en su obra y mientras que Casas afirma que sus lectores reconocen en su novela su faceta periodística para de Rus el momento en el que se sintió más escritor fue el que más lejos estuvo del periodismo.
De Rus, que trae a este certamen "Novelas reunidas", donde une cinco de sus trece obras, afirma estar "desencantado" del periodismo y señala que en su último programa en Radio Nacional de España ya estaba enfocado a su pasión que es la literatura.
Miguel Ángel de Rus tiene una gran experiencia en festivales literarios y considera que Tenerife tiene todas las condiciones para atraer un gran mercado del libro por lo que espera que se convierta en la semilla de una feria tan grande como lo es la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en México.
Carlos Augusto Casas, actual subdirector de "Cistora, a pie de calle", presenta su primera novela que ya ha sido ganadora de un premio y aunque anteriormente había escrito relatos, "y tengo alguna novela guardada en el cajón", considera esta experiencia "como un sueño".
Además destaca que el prólogo de su primera novela sea del escritor Julián Ibáñez, al que admira.
Para Casas el salto del relato a la novela es algo natural para un escritor "y depende de que la historia te lo pida" y subraya que "No quedan junglas adonde regresar" requería más páginas.
La novela de Casas nace en su época como periodista donde trabajaba cerca de la calle de la prostitución madrileña, Montera, y día tras día veía a la población ignorar la situación de esas mujeres a las que considera esclavas sexuales.
En uno de los reportajes que hizo sobre ellas se encontró con el testimonio de una mujer que afirmaba que muchos de sus clientes mayores solo querían hablar y a esa figura solitaria y anciana, que tiene que pagar por compañía, sumó la indiferencia por la esclavitud sexual como motivo inspirador del libro, en el que asegura hay mucho de crítica social.
Miguel Ángel de Rus, como editor y jurado del premio Wilkie Collins, afirma que valoraron la calidad literaria, la documentación para crear a los personajes de esta obra, que no se trata de una novela enigma donde el lector tiene que averiguar quién es el asesino y añade que el final es lo mejor de la novela.
Sobre sus Novelas reunidas, de Rus dice que es "un rescate" de cinco novelas que tuvieron buenas críticas pero que hoy son muy difíciles de encontrar y de las que cuatro de ellas tiene que ver mucho con el contexto actual.
"Europa se hunde", "Dinero, mentiras y realismo sucio"; "Cuando entregarme a los hombres era la única venganza"; "Patria"; "Bäsle, mi sangre, mi alma" son los títulos de las cinco novelas.
Los dos escritores comparten en sus nuevos proyectos un componente crítico del mundo del periodismo actual y mientras que Casas prepara una novela negra centrada en el mundo televisivo, la competitividad y el "todo vale" para conseguir audiencia, de Rus publicará un libro de relatos después de verano en las que cada historia nace de alguna noticia absurda publicada en los periódicos.

Foto original de María Picasa publica en El Día http://eldia.es/cultura/2017-03-09/19-Aqui-late-corazon-periodista.htm 



martes, 7 de marzo de 2017

Carlos Augusto Casas: “Estoy completamente imposibilitado para escribir algo que no sea negro”


El escritor madrileño recoge el premio Wilkie Collins de Novela Negra en Tenerife Noir por Ya no hay junglas adonde regresar, (M.A.R. Editor) una novela en la que tres historias de amor se mezclan en un acto de venganza
“Estoy completamente imposibilitado para escribir algo que no sea negro. Es que ni lo intento. Estoy condicionado genéticamente, no lo sé…”, asegura el escritor y periodista madrileño Carlos Augusto Casas. Augusto presenta su primer apellido portugués, que en nuestro país es causa de las más variadas confusiones, y se lanza a la presentación de su primera novela, Ya no hay junglas adonde regresar, con la que ha ganado el VI premio Wilkie Collins concedido por M.A.R Editor y que recoge este miércoles 8 de marzo en Tenerife Noir, a las 19.30 en la Biblioteca Municipal Central de Santa Cruz de Tenerife (edificio TEA).
“En realidad, la novela son tres historias de amor que mezcla un acto de venganza”, dice para sintetizar la que ha sido su primera novela, protagonizada por “un abuelete”, al que todos llaman Gentleman, que cada jueves contrata durante 60 minutos los servicios de una prostituta en la calle Montera de Madrid.
Como periodista, Augusto ha hecho reportajes sobre prostitución, bajos fondos, venta de drogas… ha trabajado con cámara oculta, se ha hecho pasar por toxicómano para llevar hasta el fondo su investigación periodística. Sin embargo, no era consciente de que esta experiencia le ha permitido conocer una realidad social que no todo el mundo conoce. “Condensas una realidad en un minuto de televisión y es algo que para el espectador se evapora”.
En cualquier caso, “no tengo vocación” de que su primera novela parezca una obra periodística. “Es una obra de ficción, pero sí he dado elementos que yo conozco para darle visos de verosimilitud”, explica. Su manera de abordar el mundo de la prostitución en el centro de Madrid, está inspirado por la intención de crítica social que nutre al género negro.
“La calle Montera siempre me ha parecido muy interesante, porque ahí ves la indiferencia de la gente con las injusticias diarias con las que nos encontramos. Si preguntas a la gente sobre la esclavitud del siglo XXI, la gente diría que no existe o que son cosas del Tercer Mundo y no se dan cuenta de esas prostitutas que están en la calle, sometidas a las mafias. Me atrae esa doble moral del primer mundo y de ahí surge esa novela”.
Ya no hay junglas adonde regresar ahonda en esa indiferencia ante la injusticia cotidiana, ante la que “hacemos como que no existe”, pero también es una novela sobre la soledad, porque su protagonista es uno de esos hombres mayores que en las prostitutas “no buscan sexo, sino compañía”. Gentleman “no es el típico personaje”, dice, es un anciano que está solo, un personaje no habitual en el género negro, y esto es algo que lo vincula a otros autores del noir español –David Llorente, Carlos Zanón, cita–, que, a su juicio “están renovando mucho el estilo y rompiendo los clichés clásicos de la novela negra”. La opinión de Augusto debe tenerse en cuenta, porque no es solo la de un autor que se declara “un yonqui del género negro”, sino que se basa también en su experiencia como director de la colección Estrella Negra, de la editorial Cuadernos del laberinto.
Son varios los autores españoles del género que “están rompiendo el corsé de la novela negra. Sigue habiendo puristas que piensan que hay un canon. Yo soy de la opinión de que hay que renovar el estilo. Lo fundamental es que haya crítica social, contar la parte oscura de la sociedad y del ser humano y con esos mimbres se pueden escribir historias diferentes”.
Con esa convicción contrasta la calidad del noir español –“en España se están escribiendo novelas vanguardistas y excepcionales” – frente al género nórdico o anglosajón. “Hay autores españoles que venden muchísimo menos que los nórdicos y están escribiendo auténticas maravillas”, insiste. La diferencia está en el apoyo institucional. Los nórdicos reciben ayudas para viajes, asistencia a jornadas, a la distribución y la traducción, con la convicción de que es “una inversión para dar a conocer la cultura propia”; mientras que, para los anglosajones, se trata de “un elemento comercial que impulsa la expansión de su idioma”.
En cambio, “en el género negro, se cuida muy poco a los escritores españoles; ahí llegamos a cómo se está tratando a la cultura en España en general y encima, nosotros hacemos crítica social”, sentencia apuntando que “los que más pierden son los escritores y los editores. Los escritores, porque son los que ven menos dinero y son los creadores. Y los editores porque reciben lo mismo que la distribución y la librería y son quienes realmente arriesgan dinero”.
Carlos Augusto Casas escribe de noche, cuando sus hijos duermen, pero no se sienta a escribir hasta que tiene la historia estructurada. “Tengo que darle muchas vueltas antes de meterme ante el ordenador. Hasta que no tengo toda la historia en la cabeza, no me siento. La estructura, la escaleta, la tengo que tener. Pero sí que mientras trabajaba en la televisión le daba vueltas a la idea para que la historia fuera redonda. Por mi profesión, no tengo tiempo para darme la oportunidad de escribir dos o tres veces y ya, cuando te pones a escribir surgen hallazgos”.
Aprovechó la salida del programa de Cintora para centrarse en su novela, aunque cree que más adelante tendrá que volver al periodismo, “a pesar de que no conozco un periodista que no esté cansado de la profesión”. Como escritor necesita tiempo, “porque una novela me absorbe completamente; necesito dedicarle toda mi energía mental, y trabajar en un programa de televisión requiere mucho tiempo, muchas horas y mucha creatividad. No puedo hacer las dos cosas. Uno de los dos trabajos se resentiría”.

El Wilkie Collins es el premio creado por M.A.R editor en agosto de 2011, con la intención de “encontrar las mejores novelas negras contemporáneas escritas en español”, según explica el editor Miguel Ángel de Rus. Augusto obtiene este premio con su primera novela publicada. Antes había escrito textos que quedaron como ejercicios guardados en el cajón. “Esta es la primera que intenté publicar y he ganado un premio”, constata con la alegría por “la inyección de moral y de autoestima tremenda” que significa “un espaldarazo que, no es que disuelva las dudas del escritor novel, pero permite pensar en que puedo continuar”, concluye.


Carlos Augusto Casas nació en Madrid en 1971. Comenzó su carrera en Diario 16. Después de pasar por la agencia EFE ejerció como periodista de investigación para TVE, Antena3, Cuatro y Telecinco. Recientemente ha sido subdirector del programa de Cuatro A pie de calle, presentado por Jesús Cintora. Ha participado en numerosas antologías de relatos de género negro; con el relato El Bar de los asesinos, dedicado a Lisboa, obtuvo el XIV Premio Internacional de Relato Sexto Continente, organizado por Radio Exterior de España.

domingo, 5 de marzo de 2017

M.A.R. Editor en Tenerife Noir 2017


El Cabildo de Tenerife ha presentado la nueva edición de Tenerife Noir, Festival Atlántico del Género Negro, un evento que comienza el lunes 6 de marzo y dura hasta el día 26. El comisario del Festival, Javier Hernández Velázquez; y el productor y director cultural del Festival, Alejandro Martín Perera; presentaron el programa del Tenerife Noir 2017.
Javier Hernández Velázquez, director del Tenerife Noir, presentó un programa con proyecciones, conferencias, talleres, un seminario, mesas redondas, talleres culinarios y sesiones de juegos de mesa. Tenerife Noir -dirigido por Javier Hernández y producido por Alejandro Martín- sirve como plataforma para reunir en Canarias a destacados escritores, cineastas y especialista del noir internacional.
Entre los autores participantes en este festival destacan carlos Augusto Casas, Miguel Ángel de Rus, Pablo Martín Carbajal, el francés Pascal Buniet, Sergio Vila-Sanjuán, Lorenzo Silva, Berna González Harbour, Paco Gómez Escribano, Graziella Moreno, Sebastiá Bennassar, Rafael Melero Rojo, Shelley Godsland, Empar Fernández, Clara Peñalver, Carlos Bassas del Rey, Ignacio del Valle, Francisco Etxeberria, Jordi Ledesma, Leonardo Padura, Francisco Estupiñán, Mariano Gambín, Eduardo García Rojas, Juan Cruz, Yurena González, Carlos Juan Ignacio Royo, Jesús Rodríguez Castellano, Javier Marrero o Ian Manook, entre otros.
Tenerife Noir es un festival que permite generar sinergias entre autores, lectores y consumidores culturales, empresas del sector, así como favorecer el hábito lector entre la ciudadanía y el segmento de población más joven de los que forman toda una serie de acciones exclusivas para ellos.
            M.A.R. Editor participa por tercer año consecutivo en el festival tinerfeño del que el escritor y editor Miguel Ángel de Rus considera que: “Tenerife Noir se ha convertido en el eje de la novela negra y de género del Atlántico, un eje que pasa por España, por África y por América. Cuando algunos se conforman con mirar a Estados Unidos y a los países nórdicas, Tenerife Noir nos recuerda cuánta belleza se ha escrito y descrito en España y en los países hispanoparlantes y lo hace con compromisos concretos, como realizar en Tenerife la entrega del Premio Internacional Wilkie Collins de Novela Negra, y de hacer la presentación mundial del libro ganador.”
           
Actos en los que participa M.A.R. Editor.
Miércoles 8:
· 19:30 horas en la Biblioteca Municipal de Santa Cruz-TEA: Entrega del Premio Wilkie Collins de M.A.R. Editor a Carlos Augusto Casas y presentación del libro ganador Ya no quedan junglas adonde regresar y coloquio con el autor ganador.
Esta novela de Carlos Augusto Casas, escrita con un estilo directo, en el que priman los diálogos y los sorprendentes giros argumentales,  rompe los esquemas establecidos dentro del género negro gracias a una trama ajena a convencionalismos, unos personajes originales y profundos y un ritmo trepidante. Es una historia que reposa en tres ejes: el amor, la violencia y la venganza. Un viejo apodado «El Gentleman» espera semana tras semana la llegada del jueves. Es el día en el que verá a Olga, una joven prostituta que despliega sus encantos de saldo en la calle Montera. Un día Olga es brutalmente asesinada. Cuatro abogados son los sospechosos de haber cometido el crimen y el viejo decide que ya está harto de que la vida le arrebate todo lo que ama.

· 20:30 horas en la Biblioteca Municipal de Santa Cruz-TEA: Mesa redonda: Sueños en negro. La apuesta editorial por el género negro. Con la participación de los escritores: Miguel Ángel de Rus, Javier Hernández Velázquez, Pablo Martín Carbajal, Francisco Estupiñán, Carlos Augusto Casas y Pascal Buniet.

Jueves 9:
· 19:00 horas en la Librería La Isla de Santa Cruz: Presentación del libro  Novelas reunidas de Miguel Ángel de Rus. Escritores participantes: Miguel Ángel de Rus y Javier Hernández Velázquez. Se reúnen en este volumen cinco novelas publicadas por Miguel Ángel de Rus en los últimos 20 años: Europa se hunde, la historia de un joven norteafricano que llega a España buscando fortuna y se encuentra una realidad que no esperaba; Dinero, mentiras y realismo sucio, las vivencias de un crítico literario reconvertido en estrella de la novela negra y abducido por la fama; Cuando entregarme a los hombres era la única venganza, la afrenta que una joven parisina hace a sus padres y su novio, enriquecidos con la guerra; Patria, una novela breve sobre el delirio nacionalista en un territorio recién independizado, y Bäsle, mi sangre, mi alma, la recuperación de la historia del último descendiente de Mozart.

· 19:30 horas en la Biblioteca Municipal de Santa Cruz-TEA: Mesa redonda: Festivales, revistas y promoción literaria. Escritores: Jordi Ledesma, Sebastià Bennassar y el escritor y editor Miguel Ángel de Rus.

Carlos Augusto Casas, periodista conocido por su trabajo en las más importantes televisiones españolas, considera “Que mi primera novela sea premiada y que el galardón me sea entregado en uno de los festivales más importantes del género negro, como es Tenerife Noir, supone un sueño hecho realidad y un gran empuje para mi carrera. Y más teniendo en cuenta que Canarias ha dado uno de los clásicos en castellano más importantes dentro de la novela negra como es Harraga, de Antonio Lozano. Va a ser una experiencia inolvidable y un auténtico privilegio formar parte de Tenerife Noir. Pero, por otro lado, creo que este certamen se convertirá en el puente imprescindible entre España, África y América, y que llegará un momento en el que toda la literatura de género deberá pasar por Tenerife”.

Miguel Ángel de Rus, escritor y editor de M.A.R. Editor, resume su experiencia internacional y la relaciona con el certamen: “hemos participado en muchas ferias internacionales, tanto con Ediciones Irreverentes como con M.A.R. Editor, como F.I.L. de Guadalajara -para mí la más importante de habla hispana-, el Liber en España, la Feria de Frankfurt… y en participado en ferias de la industria cultural en Cannes, Colonia, Nueva York y Miami, y veo que Tenerife tiene la gran oportunidad de convertirse en un referente del mundo de habla hispana, que no es sólo España e Hispanoamérica, sino también Estados Unidos. Si esta feria sigue creciendo y deciden que llegue a ser un mercado profesional, tenemos la certeza de que los grandes éxitos de cada año se negociarán y firmarán en Tenerife. El equipo rector de la feria es de gran calidad, ahora falta la ambición de decir: Tenerife va a ser en el ámbito literario y cultural tan importante como Guadalajara. Y tienen herramientas para conseguirlo”.
Una de las principales apuestas de M.A.R. Editor para Tenerife Noir es Pablo Martín Carbajal, con su novela Tal vez Dakar, que pretende recordar en Tenerife la relación de las islas con África: “Los países del África Negra no han estado presentes en la literatura española, aunque en los últimos años se ha apreciado la aparición de algunos títulos, y también algunos autores africanos han comenzado a ser traducidos al español. Al escribir Tal Vez Dakar pensaba en eso, que desconocemos la realidad de África, que es compleja y distinta, y que había que contarla. No obstante son el continente vecino, y más para un canario, para los que debería ser una cuestión ineludible. Llevo ya 20 años yendo por motivos de trabajo a África occidental, al principio en misiones comerciales de la Cámara de Comercio, como le sucede al protagonista de la novela, son 20 años viajando, observando, leyendo sobre África, y poco a poco, pensando en qué quería contar. Y muestro las cosas que tenemos en común y que muchas veces olvidamos”

Toda la información en : www.mareditor.com 

Ya no quedan junglas adonde regresar, de Carlos Augusto Casas

Colección de NARRATIVA de M.A.R. Editor nº 53
198 páginas. PVP 15 €
Ilustración de cubierta: Murray Kimber
Prólogo: JULIÁN IBÁÑEZ
INFORMACIÓN DEL LIBRO: 

     Obra ganadora del VI Premio Wilkie Collins de Novela Negra.

     Escrita con un estilo directo, en el que priman los diálogos y los sorprendentes giros argumentales, Ya no hay junglas adonde regresar rompe los esquemas establecidos dentro del género negro gracias a una trama ajena a convencionalismos, unos personajes originales y profundos —completamente alejados de los clichés—, y un ritmo trepidante que atrapa al lector.
     Una historia que reposa en tres ejes: el amor, la violencia y la venganza. Un viejo apodado «El Gentleman» espera semana tras semana la llegada del jueves. Es el día en el que verá a Olga, una joven prostituta que despliega sus encantos de saldo en la calle Montera. Pero al viejo no le interesa el sexo.
     Durante el tiempo que pasan juntos, ambos abandonan las pequeñas mezquindades de sus respectivas vidas para convertirse en otra mujer y otro hombre. Irreales y hermosos, como los sueños. Un día Olga es brutalmente asesinada. Cuatro abogados son los sospechosos de haber cometido el crimen y el viejo decide que ya está harto de que la vida le arrebate todo lo que ama. Ya no le queda nada, sólo la venganza. Comienza a hacer planes para matarlos uno por uno. El hombre más peligroso es aquel que no tiene nada que perder… porque ya lo ha perdido todo.


El autor: Carlos Augusto Casas
(Madrid, 1971)
     Escritor y periodista. Comenzó su carrera en Diario 16, alternando su trabajo en prensa con otros empleos como repartidor de publicidad, ferrallista o realizando el control de calidad de una compañía aérea haciéndose pasar por un pasajero común.
     Después de pasar por la agencia EFE y varios medios locales, ejerció como periodista de investigación para TVE, Antena3, Cuatro y Telecinco. Actualmente compagina el periodismo con la dirección de la colección de novela negra y policiaca Estrella Negra, de la Editorial Cuadernos del Laberinto.
     Ha participado en numerosas antologías de relatos de género negro en Ediciones Irreverentes y M.A.R. Editor. Con uno de estos relatos, El Bar de los asesinos, dedicado a Lisboa, obtuvo el XIV Premio Internacional de Relato Sexto Continente, organizado por Radio Exterior de España.