19/6/19

Fallo del X Premio Internacional Vivendia-Villiers de Relatos


El escritor murciano Juan Gil Palao ha resultado ganador del X Premio Internacional Vivendia-Villiers de relato con su libro “Por un paquete de celtas”, entre 128 obras participantes de 15 países. Ha sido finalista el autor santanderino Álvaro Díaz Escobedo por “La vida no es cuento”.

GANADOR: El autor: Juan Gil Palao
Yecla (Murcia) 1970.
Ha escrito un centenar de cuentos y relatos breves de diferentes géneros. Hasta el año 2013 todos sus trabajos permanecieron inéditos, es en este año cuando publica su novela “Hay cosas que tiran más”. En 2015 publica “Cuentos, leyendas, vivencias e historias de miedo”, una colección de relatos en los que el miedo psicológico es el protagonista y donde da cabida a vivencias personales y a leyendas. Posteriormente publica una novela sobre el acoso escolar “Aracil” y “Mucho más que un sueño”. Su obra destila compromiso con los problemas de relación en la sociedad actual. Sucede en el premio al escritor colombiano Nelson Verástegui.

La obra: "Por un paquete de celtas"
Relatos destinados a indagar en los distintos modos de violencia de nuestras sociedad. Los tres primeros relatos versan sobre la violencia de género desde diferentes perfiles y diferentes puntos de vista, extendiéndose además estos y otros a la violencia doméstica y a cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar. A lo largo de las quince historias se tratan temas como la suposición de culpabilidad masculina, el maltrato animal, la crisis, la explotación infantil, el amor y desamor y finalmente, la memoria histórica y guerra civil. Un recorrido por el dolor humano en las últimas décadas escrito con un estilo directo, fresco. Juan Gil Palao trabaja en el ámbito judicial y su dura experiencia le ha llevado a tomar un fuerte compromiso con los que sufren.

Finalista: Álvaro Díaz Escobedo
Autor de Santander, contemporáneo de Francisco García Ledesma (Silver Kane), Rafael Segovia Ramos (RAF Segram), Antonio Vera (Lou Carrigan) y Marcial Lafuente Estefanía y como ellos se dedicó a publicar novelas populares con seudónimo.
Transcurridos los años, Díaz Escobedo retomó la pluma para presentar su libro de relatos eróticos “Esencia de mujer”. Después obtuvo, con “El mentalista”, el I Premio Incontinentes de Novela Erótica. También ganó el V Premio Internacional Vivendia de Relato, en 2911, con “El mundo entero en una calle”. Ha publicado la novela “La última del oEste”. Ha participado en antologías de relatos junto a los autores más destacados de la época, como Savater, Leguina, Slawonir Mrozek, Vázquez-Rial, Gómez Rufo, Luis Mateo Díez, Alonso de Santos o Sánchez Dragó. 

Ambos autores se unen en el palmarés del premio a autores como la mexicana Susana Corcuera, el colombiano Nelson Verástegui, el mexicano Herminio Martínez, o la española Ángela Hernández Benito, directora de la Casa Zorrilla de Valladolid.

Recepción de obras en el X Premio Vivendia-Villiers de Relato, por países:
62 obras de España
17 de Argentina
11 de México
9 de Colombia
8 de Cuba
4 de Venezuela y Perú
3 de Uruguay
2 de Chile, Honduras, Alemania
1 de Ecuador, El Salvador, Paraguay, EEUU

25/5/19

Germán Díaz Barrio: Me gusta el lenguaje popular, porque es la síntesis de un pensamiento.



P.- Decía García Márquez que lo importante a la hora de escribir una buena novela es la primera frase, que el resto ya se escribe solo...
R.- En este caso estoy de acuerdo con García Márquez. A mí me ha costado mucho empezar, y empezar con fuerza y decisión para atrapar a los lectores. He tenido muy en cuenta el comienzo.
P.- En algún momento, tu estilo me ha recordado a Cela. Como ya he dicho en otras ocasiones, existe un «gen Germán», una forma de escribir directa y didáctica, que te caracteriza, pero en esta nueva novela has tendido en ocasiones a cierto barroquismo propio del de Padrón.
R.- Es verdad que escribo de una forma directa y didáctica, no puedo olvidar mi profesión de docente, sin embargo en esta ocasión he experimentado con una forma distinta de narrar los hechos. ¡Ya me gustaría acercarme a Cela al que admiro y he leído mucho!
P.- Por otra parte, has introducido también en varias ocasiones la voz del narrador... Al principio, lo haces con digresiones del texto (cuando loas a Sabina, por ejemplo) y al final, a través de notas a pie de página...
R.- La vida entre paréntesis está narrada de forma muy distinta a otras de mis novelas, con paréntesis muy significativos y con las notas a pie de página que ayudan al lector en el recorrido por la novela. La canción de Joaquín Sabina Con un par ha influido en la creación de uno de mis personajes: Porque las mulatas cuando son de bandera, / confunden el corazón con la billetera.
P.- Muchos de tus lectores conocen tu afición por los refranes y los dichos populares, que obviamente aparecen de nuevo en esta novela...
R.- Me gusta mucho el lenguaje popular, porque son la síntesis de un pensamiento. Decía Miguel de Cervantes que un refrán traído a propósito parece bien. Recurro a ello cuando la idea que reflejan engrandece al texto.
P.- En La vida entre paréntesis, hay pequeños apuntes biográficos: el colegio del Abrojo en Laguna de Duero, tu afición por el fútbol,…
R.- Yo no estoy en la novela, no obstante sí hay detalles que los que me conocéis veis que me reflejo en ellos. Yo estudié en el colegio oblato del Abrojo, era muy apasionado del fútbol, de la música… Son aspectos que inconscientemente aparecen en el libro.
P.- En esta época, en la que siempre hay que ser «políticamente correcto», comienzas tu novela con una cita poco «correcta», donde se dice que el hombre engaña más, pero la mujer, mejor. ¿No tienes miedo a recibir palos por esta cita?
R.- Es una cita que pongo en boca de Joaquín Sabina. Espero que todos la sepan entender, no tengo ninguna intención de criticar a las mujeres, que por otra parte a menudo me pongo de su lado.
P.- Tú mismo has definido esta y otras novelas anteriores como novelas gastronómicas. Y en los medios de comunicación han dicho que lo que tú haces es disfrazar un recetario de novela detectivesca... No sé si estás de acuerdo con esta etiqueta.
R.- Utilizo la gastronomía dentro de la historia que estoy narrando, yo creo que es una de las características que me definen como escritor. Mis novelas no son un recetario, las recetas están dentro de la trama. Me gusta mucho cocinar y comer y eso se nota en las novelas.
P.- Sin embargo, también podemos decir que es una magnífica guía de viajes. Ante tus novelas se ambientaban en Valladolid, pero en esta comienzas en Toledo, pasas por Benidorm, Málaga, Río de Janeiro, Valladolid, nuevamente, y Palencia... A la que yo creo que rindes un pequeño homenaje.
R.- Como es una novela de persecución y acoso, el protagonista huye de una ciudad a otra en busca de la paz que tanto desea. Recorre varias ciudades, que al lector le pueden servir para visitarlas. La última parte de la novela se ambienta en Valladolid y especialmente en Palencia, con ello quiero rendir un homenaje a la ciudad y a la provincia, que son más. Palencia es mi origen y Valladolid mi vida. Si nosotros no potenciamos nuestra tierra, ¿quién lo hará?
P.- Explícanos el título de tu novela. ¿Qué significado tiene para ti la vida entre paréntesis? Y si te apetece, nos cuentas además cuáles son tus próximos proyectos, pues no creo yo que vayas a dejar de escribir... ¿O sí?
R.- El título La vida entre paréntesis hace alusión a los paréntesis que padece el protagonista en su vida, que le afectan mucho, y a la forma de narrar la novela. De vez en cuando recurro al paréntesis para narrar y describir de forma sintética las acciones.
Mientras tenga ideas en la cabeza y guiones guardados en el cajón no dejaré de escribir. Ahora estoy enfrascado en una novela ambientada en el Siglo de Oro, que es el que más me gusta, en la vida de la gente, en sus gustos, diversiones, aspiraciones… En la vida en las mancebías, las casas de conversación, el galanteo, el teatro, el amor, la picaresca… Aunque la novela la tengo muy adelantada, me llevará unos cuantos meses hasta que la dé por concluida.
(Entrevista de David Acebes)

Todo sobre La vida entre paréntesis en la web de M.A.R. Editor
http://www.mareditor.com/narrativa/German_Diez_Barrios.html

Pedro Pujante: "Las suplantaciones" y la influencia de Kafka, César Aira, Bellatin y Vila-Matas


P.- Tras la publicación de las novelas El absurdo fin de la realidad y Los huéspedes, ¿Qué supone esta nueva novela para ti?
R.- Las suplantaciones es una obra nueva, pero que conservan vínculos con las dos anteriores. No tiene nada que ver argumentalmente aunque he descubierto que hay temas y texturas comunes que las tres novelas contienen: la búsqueda de la identidad por parte de sus protagonistas, un tono irónico y hasta humorístico para tratar algunos asuntos escabrosos como el paso del tiempo o la pérdida de la locura. Y sobre todo, en todas mis novelas hay una exploración acerca de cómo la ficción tiene un gran poder para transformar la realidad.
P.- ¿De qué trata Las suplantaciones?
R.- Es la historia de un tipo normal, quizá un poco raro, llamado George Simurg, que recibe una inesperada carta de unos familiares checos que le piden que viaje a Praga para resolver ciertos asuntos. Pero al llegar allí, descubrirá una ciudad que tiene más de espacio onírico que real, unos personajes muy extraños y una situación que sobrepasa cualquier expectativa. Se ve envuelto en una guerra de sectas y en macabros experimentos.
P.- ¿Macabros como la realidad o como los delirios de tu mente?
R.- Al llegar a Praga los problemas familiares resultan ser de orden sobrenatural, más bien misteriosos, inexplicables. Allí es confundido con el miembro de una secta, una especie de logia subterránea, que practica extraños experimentos, juegos con los que pretende desmontar la realidad. Además se enamorará de una mujer enigmática cuya identidad no está del todo muy clara.
P.- ¿En qué te basas para desarrollar tus novelas?
R.- En Las suplantaciones hay gran influencia de otras obras literarias, también del cine y de sueños o ideas rocambolescas. Cuando alguna situación me parece demasiado realista la elimino. Trato que mis novelas estén sustentadas totalmente en la ficción, en el inverosímil. No me interesa la realidad. De hecho, los personajes carecer de psicología, son marionetas en el teatrillo de lo fantástico. Me influyen César Aira, Bellatin, Vila-Matas…
P.- También está ahí Kafka, porque a él recuerdan esos extraños sucesos y personajes estrambóticos hacen que nos cuestionemos sobre qué es la realidad
R.- Sí, Franz Kafka es un referente ineludible. Esta novela se podría considerar una precuela imaginaria (Kafka me perdone) de La metamorfosis. Aparecen insectos gigantes, transformaciones inexplicables y otros asuntos que el lector deberá descubrir  por sí mismo.
P.- ¿Como en una novela policíaca?
R.- Exactamente. Concibo esta historia como una investigación, más o menos. El narrador se va adentrando en un mundo cada vez más misterioso, y diferentes sorpresas, enigmas y problemas le surgen. Él debe componer el puzle en una aventura desquiciante, absurda. Me imagino la trama como una caja china: cuando el lector abre una,descubre que hay otro misterio nuevo.
P.- Pero entonces, ¿se podría decir que es una historia de misterio?
R.- Hay de todo. Misterio, terror, humor, fantástico, ciencia ficción, incluso. También hay episodios de amor, pero como los personajes siempre viven al borde de la realidad suelen ser amores muy alocados. No creo que los géneros sirvan para nada. Y menos en esta novela en la que he jugado a obviar todas las categorías. Lo único importante es que la obra sea divertida, que se conciba como un juego.
P.- En otras de tus novelas también mencionabas la idea de juego como metáfora literaria o como sistema de trabajo. ¿A qué te refieres?
R.- Pues que básicamente la literatura debe ser un divertimento, un juego. Trato de que el lector entre en “mi” juego, que acepte las reglas que le impongo por muy absurdas que parezcan para que así pueda disfrutar de la aventura. Además, entiendo la literatura como juego en un sentido amplio, como una indagación, un laboratorio a través del que explorar los límites: de la identidad, de la realidad, de la ficción, del humor, los estados oníricos.
P.- Es como si en tus relatos y novelas el sueño fuese muy importante, ¿podrías explicar esto?
R.- Creo que los procesos oníricos son tan importantes como la realidad. El sueño es un espacio muy rico que nos sirve para vivir vidas diferentes. Además, la literatura se puede entender como un sueño construido artificialmente. Me interesan las relaciones entre sueño y literatura, que se ha dado desde el Romanticismo, pasando por el Surrealismo hasta llegar al Realismo Mágico o a autores como Cărtărescu. Se podría considerar que Las suplantaciones es más un sueño que una exposición de la realidad. Todo lo que les sucede a los personajes cabe más dentro de una pesadilla o de una alucinación que en un mundo realista. ¿Para qué sirve la realidad?, se preguntan muchas veces los personajes de esta novela. Y la respuesta, creo yo, sería: para que lo fantástico y lo imposible tengan más sentido. El único fin de la novela es construir nuevos mundos y hacer que los lectores se queden a vivir en ellos durante un tiempo, quizá para siempre.

Las suplantaciones en la web de M.A.R. Editor

21/5/19

Álbum fotográfico de la presentación de "Baraka"

Reunión de escritores en la Librería Burma con motivo de la presentación de “Baraka”, de Javier Hernández Velázquez, publicada por M.A.R. Editor.



De izquierda a derecha: Carlos Augusto Casas, Enrique Pérez Balsa, Paco Gómez Escribano, Javier Hernández Velázquez, Miguel Ángel de Rus, Pedro Avilés, Justo Sotelo, Rafael Guerrero y Rebeca Tabales. Fotos de Vera Kukharava.



El autor, Javier Hernández Velázquez y el presentador, Justo Sotelo, en un momento del acto.



El autor, Javier Hernández Velázquez explica las razones que le han llevado a escribir sobre lso desastrosos resultados de la guerra de España en el norte de África.

20/5/19

Presentación de Baraka, de Javier Hernández Velázquez, a cargo de Justo Sotelo


M.A.R. Editor presenta la novela Baraka de Javier Hernández Velazquez, el lunes, 20 de mayo, a las 19h, en la librería Burma, de la C. Ave María 18, Madrid.
Serán los presentadores, el escritor Justo Sotelo, que analizará a fondo la obra de Hernández Velázquez y las guerras españolas en África, y el escritor y editor Miguel Ángel de Rus.
Baraka  es una novela histórica con tintes negros y criminales, sobre miles de hombres jóvenes que fueron enviados por la Corona española a morir en el norte de África por intereses económicos de la nobleza y la alta burguesía, y al mismo tiempo una historia de amor a comienzos del S.XX, con el pesimismo y la frustración de la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas; convertida España en los restos mortales de un inmenso imperio donde nunca se ponía el sol. Vivimos uno de los períodos más negros y terribles de la historia de España; en plena depresión nacional en el ámbito económico, político, social y cultural, que se enlazó con una inestabilidad permanente en el norte de África, especialmente en el Rif –donde se producían, entre otras terribles matanzas, la masacre en el Barranco del Lobo de 1909–; con la Semana Trágica en Barcelona; con la I Guerra Mundial, con el desastre de Annual –en el cual murieron más de 10.000 españoles, una gravísima derrota militar española ante los rifeños comandados por Abd el-Krim en 1921– y con escasos hechos que generaran esperanza, como la instauración de la II República, que acabaría con el golpe de Estado Nacional y la Guerra Civil.
Justo Sotelo, presentador del libro, denuncia que “Detrás de cualquier guerra siempre están los intereses económicos de unos pocos. La Guerra del Rif o Segunda Guerra de Marruecos es la sublevación de las tribus del Rif, una región muy montañosa del norte de Marruecos, contra las autoridades coloniales españolas y francesas, en virtud de los Tratados de Tetuán (1860), Madrid (1880), Algeciras (1906) y Fez (1912). El año 1921 las tropas españolas sufrieron el famoso "desastre" de Annual, con más de 10.000 muertos, y la rebelión del líder rifeño Abd el-Krim, que llegó a crear un Estado independiente como tal. La novela mezcla una historia de amor con escenas crudas y sangrientas a la hora de abordar el desastre de Annual. En sus páginas aparecen lugares de La Laguna y Santa Cruz de Tenerife que conozco muy bien y me gustan mucho. Es agradable leer la recreación que efectúa el autor de los años 20 en Tenerife, ya que la novela comienza y termina en la isla. He encontrado destellos de Galdós (uno de los señores con los que aprendí a escribir) y la primera novela de Ramón J. Sender, "Imán". En la guerra de Marruecos el interés principal eran las minas de hierro del subsuelo marroquí. Después llegó Primo de Rivera para arreglarlo todo, y más tarde Franco. Tampoco viene mal recordar, de vez en cuando, de dónde venimos”.

7/5/19

Se presenta en la librería Burma de Madrid la novela de Salvador Robles Miras "Una voz en la noche"


M.A.R. Editor presenta mañana a las 19,30h en la Librería Burma Calle del Ave María, 18, de Madrid, el nuevo libro de Salvador Robles Miras "Una voz en la noche".
     La protagonista de esta novela es la subinspectora Cecilia Fresnedo. Ha trabajado durante mucho tiempo contra el crimen. Ahora se le presenta un caso sorprendente: una mujer mayor ha sido asesinada y todo apunta a que el criminal es su marido, que se ha suicidado después de matarla. Parece tan obvio que es un caso de violencia de género que el instinto de la investigadora le avisa de que puede ser un montaje.
            Afirma el autor sobre su obra: “Como he hecho en mis cuatro novelas del género negro-criminal, presento al asesino desde el principio. El lector sabe más que la Policía. El interés radica en el “viaje” que emprenden los miembros de la Brigada contra el Crimen, con Cecilia Fresnedo al frente, para llegar al criminal. En “Una voz en la noche” se trata de un asesino engreído, cocainómano, mujeriego y astuto. Narciso Franco entra en la casa de sus padrinos a las tantas de la noche con la intención de robar el dinero y las joyas que sabe que guardan en la vivienda, pero el golpe, sencillo en apariencia, se tuerce y, “obligado por las circunstancias”, Narciso mata a los dos ancianos; luego, una vez cruzado el Rubicón moral, el que separa el mal absoluto del bien, el asesino hará cualquier cosa para no dar con sus huesos en la cárcel, virtualidad esta que le causa pavor, cualquier cosa, incluso volver a matar”.
            Esta presentación en Madrid de la obra de Salvador Robles Miras, “Una voz en la noche” acontece tras recorrer varias ciudades españolas. La novela ya ha sido presentada en Bilbao (FNAC, 3 de abril), San Sebastián (FNAC, 4 de abril), Pamplona (Biblioteca de San Francisco, 5 de abril), Águilas (Aula de Cultura de Bankia, 29 de abril), y próximamente se presentará en Valencia (espacio cultural de El Corte Inglés, 14 de mayo).

En la web de la editorial http://www.mareditor.com/narrativa/una_voz_en_la_noche.html

COMPRAR

4/5/19

“Una voz en la noche”, de Salvador Robles Miras


Colección NARRATIVA nº 81
ISBN: 978-84-17433-15-4 • 276 páginas •
PVP: 16,95 €


La protagonista de esta novela es la subinspectora Cecilia Fresnedo. Ha trabajado durante mucho tiempo contra el crimen. Ahora se le presenta un caso sorprendente: una mujer mayor ha sido asesinada y todo apunta a que el criminal es su marido, que se ha suicidado después de matarla. Parece tan obvio que es un caso de violencia de género que el instinto de la investigadora le avisa de que puede ser un montaje

En realidad, alguien muy cercano ha matado al matrimonio de ancianos para robarles las riquezas que guardaban en su casa. Pero ¿cómo sabía lo que tenían? El criminal puede ser Narciso, un tipo arrogante, consciente de su atractivo, un hombre de buena posición. Es subdirector de un banco y sólo le mueve la codicia. Sus grandes vicios son las mujeres y la cocaína, y para mantenerlos necesita mucho dinero, más incluso del que gana. Es la única persona que sabe que los asesinados –sus padrinos– acababan de sacar del banco, ese mismo día, el dinero y las joyas que guardaban. Parece una tentación irresistible para él.
Quien ha dado el golpe y ha asesinado a los ancianos creía tenerlo todo atado, pero el plan no sale como lo tenía pensado. El criminal, que actúa de forma precipitada y bajo los efectos de la droga, comete errores
Sin embargo, no hay pruebas que incriminen a Narciso. ¿Cómo conseguirá descubrir esos fallos y resolver el caso Cecilia Fresnedo? La subinspectora –cuyas andanzas comenzaron en Aurora en la oscuridad– usará su peculiar método deductivo y nos guiará por una sociedad podrida en la que veremos lo peor del alma humana: asesinatos, infidelidades, culpa, ambición, adicciones, vergüenza y muchas mentiras.

SALVADOR ROBLES MIRAS
 (Águilas, Murcia, 1956) Es periodista y pedagogo. Vive en Bilbao desde los diez años. Ha publicado treinta libros (relato, ensayo y novela). Sus últimos títulos le convierten en uno de los autores más destacados de la novela negra actual: La exclusiva del asesino (finalista del Premio Euskadi al Mejor Libro del Año de Literatura), Troya en las urnas (ganadora del V Premio Wilkie Collins de Novela Negra), El delantero centro se niega a jugar y Aurora en la oscuridad, todas ellas en M.A.R. Editor, junto a su libro de relatos y microrrelatos A la sombra de un tilo y su nueva propuesta de narrativa breve La vida de las palabras. 
También ha publicado la segunda edición revisada y ampliada de Contra el cielo, un alegato contra la barbarie terrorista o la novela La luz del silencio. Colaborador semanal durante cinco años de Hágase la luz (EITB). Colabora habitualmente con Tele 7 (Vizcaya). 

Una voz en la noche es el séptimo libro que publica en M.A.R. Editor.

22/3/19

Miércoles, 27 de marzo, Tenerife Noir: Enrique Pérez Balsa y Javier Corpas Mauleón en Ámbito Cultural de El Corte Inglés



El 27 de marzo, a las 19,15 h, M.A.R. Editor llevará a cabo, dentro de las actividades de Tenerife Noir, la presentación de la novela ganadora del Premio Wilkie Collins de Novela Negra El edén de las manitas de cerdo  de Enrique Pérez Balsa, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Tenerife.
            Asimismo, a las 20 h, en el mismo recinto, se llevará a cano la presentación de  Desayuno para el muerto de Jesús Javier Corpas Mauleón, accésit del Premio Wilkie Collins de Novela Negra.
            Antes de comenzar la presentación de las novelas, a las 19h, el comisario de Tenerife Noir, Javier Hernández Velázquez, junto con el editor de M.A.R. Editor, Miguel Ángel de Rus, entregará los diplomas acreditativos del Premio Wilkie Collins de Novela Negra a ambos autores.
            El edén de las manitas de cerdo es una novela negra que nos presenta las peripecias de Luis, un personaje anodino al que el destino y las decisiones equivocadas conducen a un callejón sin salida, convertido prostituto, se verá inmerso en el centro de una red delictiva que amenaza con hacer saltar por los aires mucho más que su ya deteriorada vida personal, familiar, profesional y social. Comprenderá que la vida no era un juego y que ha entrado en relaciones económicas con un grupo mafioso para el que la vida no vale nada. Sobre esta novela negra con toques de humor, que recuerda a Eduardo Mendoza,  afirma Enrique Pérez Balsa: “Es una crítica a la sociedad actual, se intenta enriquecerse con el mínimo esfuerzo. Los hombres por naturaleza somos estúpidos y no te cuento si encima creemos que puede haber sexo, la sangre se va al pene y nos quedamos sin riego en el cerebro con lo que cualquier atisbo de inteligencia se pierde inexorablemente y es el momento en que empiezan los problemas. El protagonista es un tipo anodino al que le ofrecen un negocio turbio pero que acepta pensando que es una manera fácil de tener sexo y encima remunerado. ¡¿Quién puede pedir más?! Pero se encuentra con que la vida te trae sorpresas, las mujeres no son lo dóciles que se muestran en los vídeos porno; seleccionan y exigen, juegan con él como el pelele que es y se convierte en una marioneta en sus manos. Luego la trama se complica con un asesinato y los proxenetas queriendo linchar a nuestro protagonista”.
            El autor muestra su novela negra como un crisol de influencias: “Soy un apasionado de los cómics. Leí y releí historias de Edgar Alan Poe o Lovecraft, ilustradas por Bernie Wrightson o Richard Corben, hasta el último que he leído “Locke & key”, de Joe Hill y Gabriel Rodríguez. Dentro del mundo del cómic hay mil autores en estilo de novela negra, me viene a la cabeza “Silencio” de Comès, “Taxista” de Martí o “Sin city” de Frank Miller. En cuanto a escritores de novela negra, entre los maestros, a Juan Madrid, Chester Himes, Boris Vian, Jo Nesbo, Andrew Kevin Walker, Olga Mínguez Pastor, Francisco Javier Illán Vivas o Carlos Augusto Casas”.

            En Desayuno para el muerto  se nos presenta una historia negra y criminal en Pamplona, en las Fiestas de San Fermín. Óscar Serrano, “Plinio”, comandante de infantería destinado en el CNI español, viaja a Pamplona, su anterior destino, con objeto de disfrutar junto con sus colaboradores y amigos, del final de las fiestas de San Fermín. Su curiosidad innata y su intuición le lleva a investigar un incidente en el curso del último encierro que hubiera pasado desapercibido a otros, pero cuyo olor a chamusquina despierta el instinto de Plinio quien adivina que bajo el episodio aparentemente trivial hay algo importante. En Pamplona se urden historias de los servicios de investigación españoles, de los movimientos anticastristas de la comunidad cubana de Miami, de los organismos de información del régimen de Cuba y de la CIA. Afirma Corpas Mauleón sobre su obra “Pamplona fue la Meca de los espías, tanto en los conflictos mundiales o las reiteradas invasiones francesas, como en la media docena de guerras civiles que se dieron en los cien años previos a 1939. El ascensor que cito en Desayuno para el muerto transportó unos cuantos desde 1912. Lo que refiero de la OAS también ocurrió en esta ciudad. Y las fiestas de la capital navarra han camuflado entre su multitud diversas conspiraciones. Encima, habituales en ellas son norteamericanos y miembros del exilio cubano. Un celofán perfecto para envolver este enredo”.
            La tesis que se puede obtener de la novela es que los ciudadanos vivimos en una dictadura encubierta, así lo explica Corpas Mauleón: “A los ciudadanos nos ocultan la mayor. Algunos, que protegen su tinglado, acostumbran a justificarlo diciendo que somos incapaces de entender. Con la boca engolada, dictan que a veces no votamos lo que conviene (¿a quién?); y que por ello debe ser su dedo quien nos ordene el camino de la verdad absoluta. Ahí están esos tres mil despachos que se dedican a agasajar eurodiputados para que cambien leyes a fin de que, por un poner, se tiren a la basura cien millones de televisores y se compren otros tantos. Cuando se mueven tales fortunas, Maquiavelo se impone sobre la deontología. Por otras razones, se clasifican como secretos documentos tan importantes como los del 11M o 23 F, que consideran no debe conocer la opinión pública. Algunos de esos sucesos resuenan al fondo de esta crónica sobre servicios secretos, como ecos de una batalla lejana”. 

21/3/19

Entrevista con Francisco Javier Illán Vivas por “1314, la venganza del templario”, en M.A.R. Editor



P.- A alguien se le puede ocurrir preguntarse sobre 1314, la venganza del templario, ¿otra novela sobre los templarios? ¿Queda algo por contar sobre la Orden del Temple y lo relacionado con ella?
R.- Siempre habrá algo nuevo que contar sobre la Orden del Temple, sobre lo que representaron en su tiempo y lo que representan en el presente. Sobre las implicaciones históricas para que se produjesen los acontecimientos como se sucedieron, quedan muchos puntos de vista que analizar y muchos documentos que estudiar. Yo no he creado una novela alrededor de los principales personajes históricos de la Orden, sino sobre dos marginales que, a mi entender, tuvieron mucha relevancia en que aún hoy, más de setecientos años después, se siga hablando de ellos y sea raro el mes, o la semana, en que no se publica algún nuevo ensayo, novela, obra teatral, artículo, etc. sobre el Temple.
P.- ¿Cree entonces que el ciudadano actual de a pie sabe lo que es el Temple o es algo que le resultará desconocido?
R.- Totalmente de actualidad. Mira, ahora mismo la cadena HBO tiene previsto emitir la segunda temporada de la serie Knightfall, una serie que se centra en los últimos años de los templarios en Francia, tras la pérdida de San Juan de Acre. Y Canal Historia acaba de emitir Territorio Templario, que nos traslada al Maestrazgo, comarca del levante español; es decir, algo muy cercano a nosotros. Como ves, muy de actualidad y, eso hace que el novelista, cuando trate sobre la historia de esta Orden, deba mantener un respeto a la historia y a los documentos, ensayos, y documentales que se desvelan cada nuevo día.
P.- Comentaba que su novela gira alrededor de dos personajes marginales en la historia del Temple.
R.- Lo relacionado con el Temple, hoy en día, tiene mucho que ver con el mito. Primero fue historia, la historia se fue olvidando y se convirtió en leyenda, y ésta, es la madre del mito, de una nueva mitología. Y ya hemos visto el mito tiene una enorme fuerza. Sobre lo que me preguntas, me he centrado en dos personajes que son casi leyenda: Margarita D’Artois y François de Beaujeu. Sobre la primera puedo decirte que a mi entender fue la que desencadenó la caída del rey Felipe IV, el apodado El Bello, el gran enemigo del Temple. Es tan legendaria esta mujer, y tan importante su intervención en la muerte de Guillermo de Nogaret, el Valido real, que la leyenda no se pone de acuerdo si su nombre era, en efecto, Margarita o Matilde. Yo me he decantado por el primer nombre.
Y el segundo personaje es el citado François de Beaujeu, sobrino de quien fue el vigésimo primer gran Maestre del Temple, Guillermo de Beaujeu, muerto en la defensa de Acre. No olvido a los importantes, claro, sobre todo a los tres Guillermos. ¿Sabes? Curioso que uno de los números mágicos del Temple era el 3, y tres fueron los guillermos que tuvieron enfrente: Guillermo de Nogaret, Guillermo de Plaisians, y Guillermo Imbert, cada uno colocado en un lugar clave para acabar con el Temple: Valido del Rey, Jurista real y Gran Inquisidor, respectivamente.
P.- Apunta en la novela a un gran secreto que escondía el Temple y que despertó la avaricia del rey francés y del Papa de Roma.
R.- Estoy convencido de que el Temple conocía algo que el rey francés deseaba saber, y ese es el gran motivo por el cual durante siete años se sometió a los cabezas templarios a los suplicios que únicamente pudo diseñar una mente tan perversa como Guillermo Imbert. Fue él el auténtico inventor de los medios de tortura de la Inquisición, que utilizó contra personas creyentes hasta el fanatismo, como eran los caballeros templarios. Y ese secreto estaba en la misma Biblia. Cito, a lo largo de la trama, varios pasajes bíblicos que tratan, más o menos en enigma, de lo que probablemente Jacobo de Molay tuvo conocimiento y por eso decidió enviar a uno de sus caballeros de confianza a buscarlo. Una búsqueda que le llevó, según yo defiendo, unos siete años. El Papa Clemente V era un acólito de Felipe IV. De hecho, y no voy a justificarle, era prisionero del rey en Aviñón, ciudad a la que acudió para un evento eclesiástico y de la cual ya no pudo salir nunca.
P.- ¿Entonces no fueron las riquezas acumuladas por el Temple en su hacienda de París lo que desencadenó los acontecimientos?
R.- En parte, sí. Lo ocurrido la noche del 13 de octubre de 1307, seguro. Pero, a partir de ese día, el rey francés, que necesitaba dinero imperiosamente para sus caprichos y como dote de su hija a la que iba a casar con el príncipe inglés, tenía a su disposición todo lo que guardaba la Torre del Temple en París. ¿Por qué entonces aguardó siete años para quemar vivo al Gran Maestre? ¿Por qué lo sometió a suplicios tan horrendos? ¿Qué buscaba? Es donde me he permitido la libertad para crear la novelización de lo que considero que buscaba.  Y el resultado final, con los herederos del Temple más vivos que nunca, estoy seguro que debió ocurrir como efectivamente narro en la novela.
P.- Personajes de fuerte carácter que cambiaron la historia.
R.- La vida era muy breve, y son las personas, algunas veces una sola, las que marcan los grandes cambios. Y en una novela, más aún. Me viene a la memoria las palabras de Javier Pellicer, quien defiende que «los días de novelas detallistas que se preocupan más por el mundo que por el argumento o los personajes han pasado. Para eso está el ensayo», lo cual comparto. No en esta novela, sino en toda mi obra. Además, he procurado dotar a la novela de una estructura que la haga de fácil lectura, con fragmentos cortos, pensando en el lector actual, quien dispone de poco tiempo y, muchas veces, lee en el metro, o en el autobús, o cuando echado en la cama espera el sueño. Mi novela, en ese aspecto, se adaptará a sus gustos lectores.
P.- ¿La ficción por encima de la historia?
R.- Sin lugar a dudas lo más importante es la ficción, estamos ante una novela, no ante un ensayo. La ficción, en esta novela, respeta la historia, sin lugar a dudas. Mira, he tenido un maestro sin igual, Antonio Galera Gracia, te diré que uno de los cinco mayores especialistas mundiales en el mundo del Temple, al que he podido consultar aspectos históricos y, de hecho, la novela incluye tres apartados de textos históricos que situarán al lector ante la novelización histórica.
Pero si el lector no se interesa por los personajes, como te he comentado anteriormente, y por la ficción, abandonará el libro y buscará otro. La historia la conoce, o puede conocerla, lo que quiere saber es cómo piensa el autor que ocurrió. Eso es lo que hace el autor de una novela, y aquí te quiero citar a Adrian Goldsworthy: «los novelistas tenemos que rellenar los huecos con la mejor suposición posible o inventar algo que resulte plausible». Yo estoy seguro de haberlo conseguido.
El libro se presenta en el Festival Atlántico de Novela Negra, Tenerife Noir, el 25 de marzo, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés.


Lunes, 25 de marzo, programa paralelo de Tenerife Noir: el relato negro-satírico de Miguel Ángel de Rus y la novela histórica policíaca de Francisco Javier Illán Vivas


El próximo lunes, 25 de marzo, aterrizan en el programa paralelo de Tenerife Noir el relato negro-satírico de Miguel Ángel de Rus con 36 maneras de quitarse el sombrero, y la novela histórica policíaca de Francisco Javier Illán Vivas con 1314, la venganza del templario. Ambos libros se presentarán el 25 de marzo, a las 19,15 h en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Tenerife, Avenida Tres de mayo, Tenerife. Presentará ambos libros el escritor tinerfeño Javier Hernández Velázquez.
Antes de las presentaciones, a las 19h, M.A.R. Editor entregará los el diploma acreditativo de Ganador del VI Premio Alexandre Dumas de Novela Histórica a Javier Hernández Velázquez. Por su novela Baraka -que se presentará en Tenerife el día 5 de abril-. Asimismo se entregará el diploma acreditativo del Accésit del premio a Francisco Javier Illán Vivas.
Los libros:
El tinerfeño Javier Hernández Velázquez presenta ambos libros, siendo el primero de ellos 36 maneras de quitarse el sombrero de Miguel Ángel de Rus, del que ha afirmado Carlos Augusto Casas (ganador del Premio Ciudad de Santa Cruz 2018) que se trata de “Relato negro y humor negro que alcanzan su cumbre cuando se nos muestra a Trump negociando con el contratista que construirá el muro con México por dónde pasará la droga y cuánto subirá su precio, por dónde pasarán los inmigrantes ilegales y cuánto cobra ahora cada mafia, dónde estarán en el muro los prostíbulos, los casinos, los hoteles, y cuánto ganará él por todo ello (…), es además el retrato del panorama desolado del sistema capitalista, del mundo libre, en el que De Rus nos muestra un terrible paralelismo con la Europa de finales de los años 30”.
Son 36 relatos de los que afirma De Rus “En ellos los protagonistas son Carlos de Inglaterra y Camilla yendo en un coche blindado por las calles de Gibraltar y sufriendo un potente atentado terrorista, los políticos de una Cumbre Mundial que acabarán envenenados, o líderes religiosos de sectas yanquis llevando a la gente a la autodestrucción, convencidos del fin del mundo. Ellos nos hacen vivir como quieren y nos hacen creer que somos libres, y en mis relatos muestro el lado más terrible y el más risible de su realidad”.
Para el Académico de la Lengua, José María Merino, “hace mucho que no encontramos en nuestra literatura esta sátira explícita, implacable. Se trata de un libro transgresor, provocador social y políticamente, que podemos considerar, en estos tiempos tan pacatos en la aproximación a ciertas materias, políticamente incorrecto, y que se aproxima a muchos aspectos de la realidad desde lo esperpéntico”.

El tinerfeño Javier Hernández Velázquez presenta también 1314, la venganza del templario, de Francisco Javier Illán Vivas, una novela histórica de tintes policíacos. Desde su creación, la Orden del Temple tuvo acceso a secretos que confirmarían las bases del Cristianismo o, por el contrario, derrumbarían los cimientos sobre los que se sustentaba. La duda, y la controversia, siguen vivas siglos después. En 1314, la venganza del templario, se ofrecen muchas respuestas. El último Gran Maestre, Jacobo de Molay, envió a uno de sus freiles de confianza en busca del fruto de la vida, aquel del que se habla en el Apocalipsis y que crecía en la zarza ante la que Moisés se postró. Una misión que al aragonés le llevó siete años. En su larga búsqueda, quedó ajeno a los acontecimientos que se precipitaron en Francia, con la detención de todos los freiles templarios en una misma noche, la fatídica del 13 de octubre de 1307

Afirma Illán Vivas: “La trama policíaca de la novela nace del encargo que hace el rey francés Felipe IV, dispuesto a apoderarse de los bienes del Temple, y aconsejado por su ministro Guillermo de Nogaret. Felipe IV ordena a su Inquisidor General, Guillermo de París, que interrogue a todos los posibles templarios, para descubrir de qué crímenes se les podía acusar. Ahí el Estado Francés, deseoso de apoderarse de las riquezas del Temple inicia un proceso detectivesco para descubrir cómo incriminarles en delitos y el modo de dar muerte a destacados ciudadanos. La acusación es que los templarios habían matado a diversos acólitos del rey. Se abre un proceso policíaco y judicial, en manos de la Inquisición, que es el antecedente de los modos en que ahora vemos actuar en modo conjunto a policía y justicia, aunque en aquella época los modos y las penas eran mucho más duros”.

18/3/19

Entrevista con Enrique Pérez Balsa: " ¿Influencias? Soy un apasionado de los cómics "



Enrique Pérez Balsa es el autor de El edén de las manitas de cerdo, la novela ganadora del VIII Premio Wilkie Collins de Novela Negra, convocado por M.A.R. Editor, en la que nos presenta las peripecias de Luis, un personaje anodino al que el destino y las decisiones equivocadas conducen a un callejón sin salida, convertido en el centro de una red delictiva de prostitución masculina que amenaza con hacer saltar por los aires mucho más que su ya deteriorada vida personal, familiar, profesional y social. Una novela negra y criminal sobre un barrio obrero cualquiera del Madrid actual y sobre la prostitución masculina, mucho menos conocida que la femenina.
El edén de las manitas de cerdo se presentaré el 7 de marzo, a las 19,15 h, en el Festival Atlántico de Novela Negra Tenerife Noir, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Tenerife, Avenida Tres de mayo, Tenerife. Presentará el libro el escritor Javier Hernández Velázquez.
Posteriormente se llevará a cabo la presentación en Madrid, en la librería Cervantes y Cia, el 8 de abril, siendo el presentador el escritor y periodista Carlos Augusto Casas.
         Y la tercera presentación programada será el 13 de abril, en Barcelona, en la librería Somnegra, en la C. Aragón 108.

P.- ¿A qué se debe que la novela se centre en la prostitución masculina?
R.- Que sepas que sé por dónde van los tiros —interrumpe—, los plumillas como tú solo buscáis el renuncio para humillar al autor y dejarle en evidencia. Removéis con un palo en la herida, como un niño cuando se encuentra una mierda de perro, hasta conseguir demostrar que sois más cultos que el entrevistado.
P.- Bueno. ¿Qué influencias tienes?, ¿a quién has leído?
R.- ¿Influencias? Soy un apasionado de los cómics. Leí y releí historias de Edgar Alan Poe o Lovecraft, ilustradas por Bernie Wrightson o Richard Corben, hasta el último que he leído “Locke & key”, de Joe Hill y Gabriel Rodríguez. Dentro del mundo del cómic hay mil autores en estilo de novela negra, me viene a la cabeza “Silencio” de Comès, “Taxista” de Martí  o “Sin city” de Frank Miller. En cuanto a escritores de novela negra, entre los maestros, a Juan Madrid, Chester Himes, Boris Vian, Jo Nesbo,  Andrew Kevin Walker, Olga Mínguez Pastor, Francisco Javier Illán Vivas o Carlos Augusto Casas.
P.-En las críticas a tu novela veo que hay mucha parte de humor y te comparan con Eduardo Mendoza. ¿Qué opinas sobre ello?
R.- La vida es risas y lamentos, te viene una de cal y otra de arena. Te estás divirtiendo con tus amigos en un pub y de repente a uno le pegan una puñalada por mirar a la chica de un tipo enfarlopado. Sí es verdad que puede haber algún parecido con Tom Sharpe en situaciones delirantes o a don Eduardo Mendoza, pero es como comparar un jamón de 5 jotas con el chopped. Si algún día coincidimos, espero que no me parta la cara.
P.- ¿Por qué el protagonista es un gigoló?, ¿es autobiográfica?
R.- ¿Te crees muy gracioso? Aunque yo podría, a ti no te querrían ni regalado, hay que valer. Es una crítica a la sociedad actual, se intenta enriquecerse con el mínimo esfuerzo. Los hombres por naturaleza somos estúpidos y no te cuento si encima creemos que puede haber sexo, la sangre se va al pene y nos quedamos sin riego en el cerebro con lo que cualquier atisbo de inteligencia se pierde inexorablemente y es el momento en que empiezan los problemas. El protagonista es un tipo anodino al que le ofrecen un negocio turbio pero que acepta pensando que es una manera fácil de tener sexo y encima remunerado. ¡¿Quién puede pedir más?! Pero se encuentra con que la vida te trae sorpresas, las mujeres no son lo dóciles que se muestran en los vídeos porno; seleccionan y exigen, juegan con él como el pelele que es y se convierte en una marioneta en sus manos. Luego la trama se complica con un asesinato y los proxenetas queriendo linchar a nuestro protagonista. Es ficción, pero seguro que la realidad lo superaría, si pasase algo así, sería bastante más crudo.

  

14/3/19

Javier Corpas Mauleón sobre “Desayuno para el muerto”



P.- Tienes una gran trayectoria literaria, y tu último libro, accésit del VIII Premio “Wilkie Collins” de novela negra Desayuno para el muerto, ha comenzado muy bien en ventas. ¿A qué lo atribuyes?
R.- Varias razones. La obra me ha costado mucho trabajo y la he cuidado con esmero. Pero, sobre todo, llega en un momento personal de madurez literaria.; escribo mejor. También influye que son personajes complejos, de humanidad palpable, aunque se tengan que mover por oscuras sendas. Otra más en el entorno donde se desarrolla la trama: la fiesta más internacional del mundo, San Fermín; paisaje perfecto para una novela negra con todos sus elementos consustanciales de intriga, acción, denuncia, sangre o sexo.
P.- ¿En qué momento te introdujiste en el mundo de la literatura y qué te llevó a ello?
R.- Tuve la suerte de criarme en un ambiente ilustrado; en mi familia se respiraba cultura. La biblioteca era la joya de casa, no la televisión, lo que creo mucho más útil y enriquecedor. Así que, cuando comencé a publicar, en 2009, escribieron de mí: “lector incansable y conversador imaginativo, parecía evidente que tarde o temprano empuñaría la pluma” (sic). Desde entonces he ido casi a premio por año; estoy contento.
P.- Desayuno para el muerto narra la historia de Plinio, agente del CNI, quien estando de vacaciones en sanfermines se involucra en una trama de espionaje y asesinatos entre castristas, anticastristas y la CIA. ¿Cómo surgió esta historia y cómo se te ocurrió encajar cada pieza del puzle?
R.- Pamplona fue la Meca de los espías, tanto en los conflictos mundiales o las reiteradas invasiones francesas, como en la media docena de guerras civiles que se dieron en los cien años previos a 1939. El ascensor que cito en “Desayuno para el muerto” transportó unos cuantos desde 1912.  Lo que refiero de la OAS también ocurrió en esta ciudad. Y las fiestas de la capital navarra han camuflado entre su multitud diversas conspiraciones. Encima, habituales en ellas son norteamericanos y miembros del exilio cubano. Un celofán perfecto para envolver este enredo.
P.- Es destacable la cantidad de personajes que hay en tu libro y la forma tan acompasada que tienen de “moverse” para hacer que la narración fluya. ¿Te costó mucho alcanzar a escribir una narración tan natural? ¿Qué ha sido lo más difícil en la elaboración de esta novela?
R.- Aunque partía de un entorno que conozco bien, cavilé mucho para que todas las piezas encajaran. Una novela debe funcionar como un reloj: hay que incardinar un diente de la rueda con otro para que en su tic tac no exista contradicción ni laguna; que nada suene raro. Mucho menos se rompa el ritmo, cayendo en un solo párrafo monótono. Eso, jamás. Debe funcionar como una orquesta de instrumentos que se aúnan en sintonía y sinfonía; una partitura acompasada, como afirmas se desenvuelve “Desayuno para el muerto”. Repasé, rompí y reordené tantas veces como consideré oportuno para lograrlo. Con más esfuerzo en que la intriga funcionara que hacia “la pluma empapada en los tinteros de excelsos escritores” (sic) que uno mejor que yo me atribuía en 2013

P.- Intrigas diplomáticas, asesinatos con indescifrables móviles… en Desayuno para el muerto se dan cita temas candentes y siempre en boga, los ingredientes perfectos para una buena novela negra. ¿Qué crees que ofrece este género a la gente para ser tan popular? ¿Qué te aporta a ti como escritor?
R.- Este género edifica su fabulación desde lo cierto. Y le resultan imprescindibles defectos y anhelos realistas de los personajes, así como temas de candente actualidad. Una aventura de buenos y malos con un peligro inexistente hoy, no es negra. Puede ser un buen cuento, si se quiere. En cambio, por “Desayuno para el muerto” interactúan protagonistas con virtudes más fallos, con valentías o miedos; y se mueven con motivaciones coherentes para asuntos verosímiles; próximos. Eso engancha. Y me aporta que permite conjugar el verismo histórico con la ficción; los seres creados con comportamientos reales. Y debe narrase con sinceridad “como quien regala una confidencia o nos devela un secreto” (sic), que también me apostrofaron, esta vez en 2014.

P.- En tu libro nos asomamos a las sombras del poder político y diplomático, que tiene capacidad incluso para frenar los mecanismos del sistema con tal de mantenerse a salvo. Personalmente, ¿cuánto crees que sabemos los ciudadanos sobre lo que ocurre en el mundo y cuánto se queda en los despachos?
R.- A los ciudadanos nos ocultan la mayor. Algunos, que protegen su tinglado, acostumbran a justificarlo diciendo que somos incapaces de entender. Con la boca engolada, dictan que a veces no votamos lo que conviene (¿a quién?); y que por ello debe ser su dedo quien nos ordene el camino de la verdad absoluta. Ahí están esos tres mil despachos que se dedican a agasajar eurodiputados para que cambien leyes a fin de que, por un poner, se tiren a la basura cien millones de televisores y se compren otros tantos. Cuando se mueven tales fortunas, Maquiavelo se impone sobre la deontología. Por otras razones, se clasifican como secretos documentos tan importantes como los del 11M o 23 F, que consideran no debe conocer la opinión pública. Algunos de esos sucesos resuenan al fondo de esta crónica sobre servicios secretos, como ecos de una batalla lejana. Encima, los que escamotean información, cuentan con numerosos predicadores a sueldo. Por fortuna, existen los libros y las redes sociales.

P.- Por otro lado, tenemos que destacar la fiel caracterización de los personajes. Ello se nota, sobre todo, en los localismos que has introducido en sus diálogos. ¿Podrías hablarnos un poco de la importancia del lenguaje, tanto como instrumento narrativo como en el proceso de caracterización de un personaje?
R.- Para mí deben ser completos y tener hondura.  Error literario, por vagancia, sería poner “Lameiro es gallego, de aldea y veterano guardia civil de Información, destinado en el CNI, mientras Serrano es comandante de cazadores, madrileño, e hijo de jefe militar muerto en atentado, Recluta joven subinspector  del CNP casado, y Rizones experta karateca licenciada en sicología y derecho ”. Eso estoy obligado a mostrarlo por vía de sus reacciones, sus gestos y su lenguaje. Debo respeto a mis lectores; son muy inteligentes. Además, el cuidado en la particularidad de cada habla permite que los diálogos sean más dinámicos, sin tanta coletilla de “dijo fulano”.  Las tramas ocultas deben tener viveza y claridad en su exposición, y quedar nítidas cuando se cierre la contraportada.

P.- En la sinopsis del libro se indica que “el protagonismo es compartido con la ciudad de Pamplona”, ciudad muy próxima a tu natal Estella. ¿Qué importancia tiene la geografía en tus escritos?
R.- Mucha. Añado que a una geografía tridimensional. Es decir, todas mis páginas están envueltas en rigor de ambientación. Lo que incluye, desde la orografía y edificaciones, hasta las vestimentas, condumios o armas.  A tal fin, me muevo en aguas que domino, a la par que me documento exhaustivamente. Se puede apreciar tanto en mis novelas como en mis relatos. Intento queden redondas y además, que sean fuente de información. Los ojos que las escruten, he de conseguir que se muevan por lugares que les son ajenos como si fueran los suyos propios, o reconociendo aquellos controlan.

P.- La novela negra no es el único género que cultivas. Has publicado relatos de humor, históricos, góticos, etcétera. ¿Con cuál te sientes más cómodo y con qué otros nuevos te gustaría probar (si los hay)?
R.- En realidad mis textos tienen de todo. “La quinta carta” parece una obra histórica, cuando en realidad se trata de negra ambientada en el XVII. Y siendo de esa manera le atribuyeron “fino humor, ironía menos hiriente, los guiños al lector” (sic). En este “Desayuno para el muerto” ocurre algo similar: siendo trama seria, aparecen aquí y allá, disimulados, esos golpes de humor que tiene la vida; si no estuvieran sería menos real. Puedo decir que, aunque lanzo amplias incursiones en el ensayo y el artículo, e incluso, más escasas, en poesía, es en la narrativa donde me encuentro más cómodo. Ambientada en la época actual u otra anterior; corta o menos breve.  Por centrarnos, sí que me noto más habilidoso con argumentaciones entre policíacas y góticas, abarcando todo su campo intermedio.

P.- ¿Cómo ves tu evolución como escritor?
R.- Yo me exijo mucho. De tal manera que, cuando releo mis anteriores publicaciones, a pesar de su éxito de crítica o comercial, les encuentro defectos. Eso me ayuda a mejorar.
Creo que he avanzado en madurez literaria, y desde aquí animo a que lean “Desayuno para el muerto”. En él, desarrollo una urdimbre que atrapa desde la primera página en la garra de una trama incandescente; al rojo vivo. Resalta tan encarnada como un pañuelo de San Fermín en camisa impoluta; así que mancha de sangre sobre prenda blanca, en esa mañana donde racimos de puntas amagan hacia las espaldas…

Desayuno para el muerto se presentará en los próximos días en el Festival Atlántico de novela Tenerife Noir.