martes, 14 de marzo de 2017

M.A.R. Editor entrega su premio a Tenerife Noir por convertirse en el eje Atlántico de la novela negra


La delegación de M.A.R. Editor en Tenerife Noir se hospedó en el Hotel Escuela Santa Cruz, en el lugar más céntrico de Tenerife, junto al estadio de Fútbol. El Hotel Escuela es un proyecto de HECANSA, una iniciativa del Gobierno de Canarias para contribuir a la competitividad del sector turístico en Canarias mediante la formación y el fomento de la profesionalización de sus recursos humanos y de sus empresas. Un lugar fabuloso, con jardines tropicales y vista sobre toda la isla. Tan enamorados quedaron los miembros de la expedición, que decidieron que aquel fuera el marco en el que se hiciera entrega del Premio que la editorial iba a dar al festival.


            Miguel Ángel de Rus, en nombre de M.A.R. Editor, entregó el cuadro conmemorativo del premio a Alejandro Martín, en representación de Tenerife Noir. Para el escritor y editor “Tenerife Noir merece este premio por haberse convertido en el eje atlántico de la novela negra y de género. Este certamen ha traído a los mejores escritores no sólo canarios y de la península, sino del resto de Europa y de América, y han demostrado que por capacidad de organización, esta feria debe ir a más. Quienes hemos participado varios años en la Feria Internacional de Guadalajara (FIL), sabemos que es necesario que se creen más mercado profesionales para el sector editorial, y Tenerife puede ser esa nueva cita por el vigor mostrado en Tenerife Noir, por tener escritores de calidad, por la calidad de sus medios de comunicación, por la excelencia de sus hoteles y por la comodidad que supone tener un mercado a mitad de camino entre la península e Hispanoamérica”
            El premio entregado es un grabado del prestigioso artista argentino Miguel Ángel Guerreiro, un grabado titulado Nuestro faro, simbólico del valor de la feria como faro en un cruce de mares.


            Al acto se unieron diversos escritores y profesionales de la comunicación, entre ellos –en la foto- Maica Rivera de la revista Leer y Carlos Augusto Casas, ganador del Premio Wilkie Collins.

            Al final del acto, se tomó un copazo en el Hotel Escuela Santa Cruz, al que se unió el escritor Paco Gómez Escribano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada